ojos-vendados
Oír y Sentir. Una experiencia ultra sensorial
DeColorVioleta
6 Artículos Publicados

Las personas que contamos con nuestros cinco sentidos –dejando de lado el sexto- tenemos la percepción de que las personas que carecen de alguno de ellos, perciben el mundo de manera limitada. Y aunque claramente  no es lo mismo, más bien tenemos una imagen bastante restringida de estas personas.

Hace unos meses tuve la oportunidad de asistir a un cine-foro dirigido a personas con capacidad visual limitada e invidentes, asistí básicamente porque me causó curiosidad, la película que estaba programada “proyectar” (no sé si sea el termino adecuado) era “Como agua para chocolate”, libro de Laura Esquivel adaptado al cine.

Cualquiera que haya siquiera ojeado el libro sabe que trata, además de las relaciones familiares y amorosas de Tita, de la importancia y riqueza de la cocina mexicana, este elemento por supuesto hizo que mi interés hacia este modo de proyección se incrementara.

Yo soy una convencida de que el ojo tiene directa relación con el estómago, o sea que lo que vemos nos puede hacer provocar o incluso hacernos dar hambre, pero y ¿si no lo vemos sino que lo oímos? Me preguntaba si el oído tenía también esa capacidad de hacernos antojar.

Por supuesto yo era una de las pocas personas videntes que asistió a la “proyección del filme” –insisto, no sé si es correcta esta expresión- y una de las cosas de las que me di cuenta es que nosotros centramos o tal vez cargamos demasiado el sentido de la vista, confieso que fue muy difícil para mí concentrarme, es más, estuve a punto de abandonar.

Me sorprendió la habilidad que desarrollan las personas no videntes para disfrutar de cosas que para nosotros serían indispensables los ojos, obviamente puse a prueba mis otros sentidos y fue muy difícil poder imaginarme y tratar de visualizar todo lo que narraban.

Algo si me quedó claro, qué nos hace pensar que les falta algo, seguramente es a nosotros a quien nos falta…

Categories Para Decir
Más Contenido Villano
¿Qué Buscas?